Artículo

   

¿Un poquito de azúcar? Los niveles de glucosa altos podrían asociarse a problemas cardíacos en los bebés:

Desde hace tiempo se sabe que la diabetes, durante el embarazo, eleva los riesgos para que se desarrollen enfermedades cardíacas congénitas, sin embargo, nuevas investigaciones demuestran que esta asociación-amenaza podría afectar incluso a las mujeres que simplemente cursan con niveles alto de glucemia -no solamente aquellas con datos francos de diabetes.

Niveles de glucosa

“Estos hallazgos podrían tener un efecto amplio en la forma en la que se llevan a cabo los controles durante el embarazo - no solamente para las madres diabéticas, sino también para las que cursan con niveles de glucosa elevados” dijo el Dr. Barry Goldberg, un especialista en cardiología pediátrica, del Hospital Southside en Bay Shore, Nueva York.

Goldberg explica “Las enfermedades cardíacas congénitas ocurren cuando el corazón falla al desarrollarse durante el período fetal. Es el defecto de nacimiento más común, afectando aproximadamente a ocho de cada 1,000 nacidos vivos, o aproximadamente 1%, y puede presentarse de formas leves o de formas severas y devastadoras”.

Se conocía previamente que la diabetes aumentaba el riesgo para la mujer embarazada, de tener un bebé con un defecto cardíaco, pero este estudio es el primero en demostrar como, las elevaciones de glucosa por encima de lo normal, sin llegar a manifestarse como diabetes mellitus, puede tener también cierto riesgo.

Esta investigación fue desarrollada por el Dr. James Priest, profesor asistente de Cardiología Pediátrica en la Universidad de Stanford. Su equipo logró revisar los registros médicos de madres y sus bebés nacidos entre 2009 y 2015.

Se encontró que en las madres no diabéticas, el riesgo se elevó un 8% por cada 10 miligramos-por-decilitro extra de glucosa en la sangre, principalmente en el primer trimestre del embarazo, y se demuestra que persiste un mayor riesgo al encontrarse fluctuaciones en los niveles de glucosa plasmática, incluso mayor que aquel demostrado con las pruebas estándar, como las curvas de tolerancia a la glucosa oral.

Niveles de glucosa

“Nuestras observaciones demuestran que fluctuaciones en la glucosa plasmática, medidas durante las etapas tempranas del embarazo se relacionan más con enfermedades cardíacas congénitas. De esta forma, esto sugiere que las alteraciones cardíacas podrían asociarse a las variaciones en la glucosa, incluso más que los niveles estables, incluso con niveles elevados de Hemoglobina Glucosilada (HA1c). Dado que el desarrollo cardíaco ocurre durante las etapas más tempranas del embarazo, y muchas estructuras complejas se desarrollan en un período de tiempo muy corto, las elevaciones espontáneas no mantenidas de glucosa, podrían ser suficientes para alterar el desarrollo”.

Debemos considerar, sin embargo, que este estudio se realizó de forma retrospectiva, por lo que, aunque no carece de validez científica, existen variables que no pueden ser evaluadas. Se sabe que los estudios ideal para evaluar correlación causa-y-efecto son los estudios prospectivos, y en este caso únicamente demuestra la posibilidad de que exista relación.

Por otra parte, incluso sin tener un estudio prospectivo, es un hecho que el control metabólico es sumamente importante, principalmente en mujeres durante el embarazo, exista o no un antecedente o riesgo de diabetes.

Esto plantea un precedente, con el que se tendrán que llevar a cabo controles más estrictos en los niveles de glucosa de la mujer gestante, para disminuir los riesgos, y evitar complicaciones.

Fuente: Helle, EIT et al. “First Trimester Plasma Glucose Values in Women without Diabetes are Associated with Risk for 3 Congenital Heart Disease in Offspring “ J Pediatr. 2018 Apr;195:275-278