Artículo

   

Un nuevo método para predecir el éxito de la fertilización in Vitro (FIV)

Ferrtilización in Vitro

Cada día aumenta el número de bebés concebidos mediante FIV. Más de 4 millones de nacimientos en el mundo se deben a esta técnica de asistencia reproductiva.

A pesar de esta impresionante cifra, el hecho es que la fertilización in Vitro sigue ofreciendo una tasa de éxito relativamente baja, un promedio del 30 al 40% por ciclo. Lo que significa que una pareja con problemas de fertilidad, por lo general, debe someterse a varios ciclos de tratamiento para lograr el anhelado bebé en casa.

En el curso de más de tres décadas la ciencia médica ha logrado grandes avances en subsanar los problemas que afectan o impiden varios de los procesos que anteceden a la implantación del embrión en el útero y que se reflejan en las etapas de cada ciclo de tratamiento.

Gracias a los medicamentos hormonales se logra la estimulación ovárica y la captura ovular, procesos que tienen la finalidad de contar con más de un óvulo maduro – fertilizable- por ciclo. La capacitación espermática en el laboratorio permite una selección de los espermatozoides más aptos para penetrar la dura capa de células que rodea al óvulo, y así lograr la fecundación.

La fertilización se facilita al colocar en el mismo contenedor al óvulo y los espermatozoides, evitando así los problemas fisiológicos y anatómicos que con frecuencia impiden la unión de las células reproductivas femeninas y masculinas de manera natural; por ejemplo, problemas de ovulación, condiciones adversas en la vagina y cérvix, bloqueo en las trompas de Falopio, baja calidad espermática, etc. Finalmente, los embriones resultantes, son transferidos al interior del útero para que ocurra la implantación, es decir, la anidación del embrión en el tejido que recubre la cavidad uterina, y de esta manera de inicio un embarazo.

Es justamente en este último paso, el de la implantación, en donde la ciencia no ha logrado avances que den lugar a intervenciones efectivas.

Investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado un método innovador para incrementar significativamente la probabilidad de embarazo con la fertilización in Vitro, mediante la identificación y selección de los embriones más fuertes y saludables.

Dra. Renee Reijo PeraEl grupo, encabezado por la Dra. Renee Reijo Pera, predijo con un 93% de precisión cuáles embriones, resultado de la fecundación in Vitro, tenían la mejor probabilidad de iniciar una embarazo exitoso. El equipo fue capaz de ver y grabar las etapas más tempranas del desarrollo humano cuando el embrión se divide por primera vez durante los dos días posteriores a la fertilización. Posteriormente, los investigadores analizaron el proceso y lograron detectar y medir diferencias entre esas primeras divisiones celulares.

“Lo que hemos hecho es una película de la ruta completa y de los procesos, en lugar de tomar fotografías de etapas fijas”, comentó la Dra. Reijo.

Actualmente, el procedimiento que siguen los técnicos en los laboratorios de fertilización in Vitro es esperar a que los embriones evolucionen en el contenedor con medio de cultivo, dentro de una incubadora. La confianza de los médicos respecto a la calidad de cada embrión se incrementa conforme éste continúa su desarrollo bajo dichas condiciones ambientales. La mayoría de los técnicos ni siquiera verifica el desarrollo de los embriones durante los dos primeros días después de la fertilización, ya que prefieren transferirlos cuando han alcanzado una etapa de desarrollo más avanzada y estable, justo cuando se convierten en lo que se denomina blastocisto lo que ocurre alrededor del cuarto o quinto día post-fertilización.

En opinión de la Dra. Reijo las condiciones de laboratorio difícilmente se pueden comparar con el ambiente apropiado y nutricio del útero, y a mayor tiempo de desarrollo de los embriones en condiciones artificiales, mayor es la probabilidad de que su desarrollo se desvíe de la normalidad. Se están llevando a cabo diversos estudios al respecto; hasta ahora, los datos obtenidos sugieren que los embriones producto de la FIV son más vulnerables a anormalidades durante estas etapas tempranas de desarrollo en condiciones de laboratorio, lo que explica su menor tasa de implantación. “Nos gustaría sobrepasar todas las cosas que ocurren en el laboratorio y transferir a los embriones en el segundo día después de la fertilización”, afirmó la investigadora.

FIVLa incertidumbre sobre la implantación de los embriones se ha traducido en la práctica de transferir simultáneamente a varios de ellos con el objetivo de que al menos uno se implante y de lugar a un embarazo que culmine con el nacimiento de un bebé. Sin embargo, en muchos casos, esta práctica resulta en embarazos múltiples con riesgos importantes a la salud de la madre y de los futuros bebés.

Con el nuevo método de calificar a los embriones casi tan rápido como se forman, los médicos pueden ser capaces de transferir más tempranamente a un número menor de ellos y así, incrementar la probabilidad de éxito y reducir la de embarazos múltiples. De acuerdo a la Dra. Reijo Pera, este método sólo requiere de un buen microscopio con un aditamento de cámara que permite registrar la actividad de los embriones durante un período de 8 a 15 horas después de la fertilización.

El equipo de científicos de Stanford identificó tres parámetros que pueden determinar el potencial de implantación de cada embrión:

  1. El tiempo que el embrión tarda en completar su primera división celular, es decir, la división en dos células iguales. Este lapso debe ser no mayor a 33 minutos.
  2. El tiempo que le lleva al embrión realizar su siguiente división celular, de dos a cuatro células. Éste, se debe encontrar en un rango de 8 a 14 horas.
  3. Seis horas después, el embrión debe llevar a cabo su siguiente división de 4 a 8 células.

La Dra. Reijo Pera ha recibido recursos económicos para continuar con su investigación sobre indicadores del potencial de implantación de los embriones en el contexto de la fertilización in Vitro. La comprobación sus hipótesis, podría ser uno de los descubrimientos más revolucionarios en la medicina reproductiva.

Mas información (video)

Para saber más (fuente)