Artículo

   

Síndrome de Ovario Poliquístico ¿Qué deberías saber?

Autor: Dr. Jorge Quinto Ruiz

El Síndrome de Ovario Poliquístico, es una condición médica caracterizada por alteraciones metabólicas cuyas consecuencias incluyen alteraciones en la fertilidad.

Ovario Poliquístico

El principal mecanismo mediante el cual esta condición se presenta es por la resistencia a la insulina (RI), la cual el cuerpo compensa con una sobreproducción de la misma (hiperinsulinemia) que se presenta en un 65-80% de las personas con esta condición. Este estado de hiperinsulinemia produce alteraciones intra y extra ováricas que afectan el desempeño reproductivo.

En primer lugar, se genera un aumento de andrógenos (hormonas masculinas), tanto por el incremento en la producción por los ovarios, como la disminución de la producción de una proteína  que sirve de transporte hormonal. Esto provoca una afección directa a los folículos ováricos, y por lo tanto, inhibe la ovulación. Lo anterior se manifiesta, clínicamente, con signos y síntomas tales como obesidad, aumento del vello facial y corporal (hirsutismo) e irregularidades del ciclo menstrual.

La obesidad, que también acompaña el Síndrome de Ovario Poliquístico, se presenta en más del 50% de las personas que lo padecen, y tiene un efecto de cadena, dado que aumenta la resistencia a la insulina, y la producción de hormonas masculinas (testosterona) perpetuando las condiciones previamente mencionadas.

Ovario Poliquístico

¿Cuáles son las consecuencias en la fertilidad del Síndrome de ovario poliquístico?

Los rangos son altos, llegándose a considerar que hasta un 80% de las personas con Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) tienen dificultad o imposibilidad para lograr un embarazo, e incluso en aquellas personas que logran un embarazo tienen altas posibilidades de presentar abortos espontáneos. Además, en personas con SOP y obesidad que logran mantener un embarazo, los riesgos de complicaciones como preeclampsia, diabetes gestacional, partos prematuros y malformaciones congénitas aumentan notoriamente.

¿Qué cambios en el estilo de vida pueden mejorar esta condición?

Los cambios en el estilo de vida son la primera línea de tratamiento, enfocándose principalmente en promover la pérdida de peso  y evitar la recuperación del mismo. El exceso de peso tiene efectos adversos en todos los datos clínicos del SOP, incluyendo el reproductivo, psicológico y metabólico. Las mujeres con esta afección tienden a ganar más peso de lo normal, por lo que, este abordaje permite mejorar de forma significativa la resistencia a la insulina, y por lo tanto permitir una mejor salud reproductiva.

Una situación a tomar en cuenta, es la edad a la que se comienzan estos cambios de vida, enfocados a la mejora de la fertilidad, y considerando que la salud debería dirigirse no solamente a mejorar la capacidad reproductiva, sino la calidad de vida en general. Esto nos indica que cada caso debe ser abordado de forma  individualizada, mientras que en una persona de 35 años de edad que desea embarazarse, los cambios podrían adaptarse para periodos cortos (3-6 meses) y así evitar las complicaciones derivadas de embarazos de riesgo; En el caso de una mujer de menor edad pueden sugerirse periodos más largos antes de empezar con terapias para inducir la ovulación.

Pérdida de peso

Pérdida de Peso

Una pérdida de peso tan mínima como un 5-15% del peso corporal total puede manifestar mejoras dramáticas en la producción de andrógenos, ciclo menstrual, ovulación y niveles de glucosa e insulina en ayuno.

Esto se deriva de el aumento de la captación de la insulina en las células, que normalmente se ve disminuida por el tejido graso.

 

Intervenciones Dietéticas

Si bien se habla de la integración de macronutrientes a la dieta con la finalidad de reducir el peso, la evidencia actual sugiere que la restricción calórica, específicamente de carbohidratos y grasas, es más efectiva para la pérdida de peso.

Ejercicio

El ejercicio ha demostrado tener beneficios significativos tanto para efectos metabólicos como reproductivos, independientemente de las intervenciones dietéticas. Los beneficios del ejercicio provienen del aumento de utilización energética por parte del músculo, que indirectamente promueve una mejor captación de insulina, disminuyendo la resistencia a la misma.

En cuanto al tipo de ejercicio, no existen estudios que demuestren diferencia entre el aeróbico (cardio) o el anaeróbico (peso/resistencia), por lo que una rutina combinada podría traer grandes beneficios.

En cuanto al tiempo, se recomiendan por lo menos 150 minutos semanales, de los cuales, al menos 90 minutos deben ser de intensidad moderada-alta, dado que esto ha demostrado mejoras drásticas en el desempeño reproductor.

Modificaciones del comportamiento

Modificaciones del comportamiento

Con los cambios que representa el adoptar un estilo de vida más saludable, deben también abordarse las cuestiones psicológicas implicadas, principalmente contar con la ayuda de un 'coach' , o asesor, que ayude a establecer metas alcanzables e individualizadas, y a su vez motive a un cambio exitoso del estilo de vida.

Cirugía Bariátrica

Con el advenimiento de nuevas terapias para el control de peso y manejo de la obesidad, la cirugía bariátrica se ha convertido en una opción viable, a considerar en personas en quienes las intervenciones previas no han sido exitosas a pesar de un asesoramiento adecuado.

Cirugía Bariátrica

La cirugía bariátrica ha demostrado reducir los índices de diabetes gestacional y la incidencia de bebés macrosómicos (de mayor tamaño para su edad gestacional); sin embargo, algunos casos han reportado asociación con restricción del crecimiento intrauterino, partos prematuros o muerte neonatal.

Una de las cosas a considerarse es la restricción de la absorción de nutrientes derivado de la cirugía bariátrica, por lo que, dentro de las recomendaciones para el manejo de la infertilidad en personas sometidas a procedimientos bariátricos, es esperar por lo menos un año, tiempo durante el cual ya ha existido adaptación a los cambios derivados de la cirugía.

 

Conclusión

En resumen, los cambios y modificaciones del estilo de vida siguen siendo el tratamiento más óptimo para el manejo del SOP, especialmente en personas con obesidad o sobrepeso. Las actividades aquí mencionadas sirven para establecer de inicio un primer paso para mejorar las probabilidades de lograr un embarazo libre de riesgo, previo a iniciar con las terapias para inducir la ovulación.

La mayoría de estas estrategias pueden llevarse a cabo desde casa, con control o asesoría médica, mientras que la cirugía bariátrica debería estar reservada para casos específicos en los que se considere que es el mejor tratamiento.

Fuente: Coghlan E., Hart R.J. (2018) Integrated Strategies for Enhancement of Fertility in PCOS. In: Palomba S. (eds) Infertility in Women with Polycystic Ovary Syndrome. Springer, Cham