Artículo

   

Recomendaciones para sobrevivir al Día de la Madre

Madre e hija

Aunque varios países del mundo celebran el día de la madre, quizá ninguno lo haga con tanto entusiasmo como México. Mucha madre, poco padre y muchos hermanos es parte de la descripción de la psicología del mexicano que plantea el distinguido psicoanalista Santiago Ramírez.

Regalo para mamaLa maternidad es parte fundamental de nuestra dinámica psicológica, familiar y social. Prueba de ello, es la manera en que formulamos las expresiones más agresivas y a la vez, las más halagadoras. Lo que para un extranjero significa sólo un estado de orfandad, como el no tener madre, para nosotros puede ser una ofensa casi imperdonable. Así, las expresiones madresmadrazopoca madrea toda madrebuena madremadrecita y vale madres, tienen significados diversos que sólo comprendemos los habitantes de este país y que reflejan la importancia suprema de la madre en nuestras vidas.

Por todo lo anterior, no es de sorprender que el 10 de mayo sea una fecha particularmente difícil para las parejas mexicanas que tienen problemas de infertilidad. 

Las siguientes recomendaciones pueden ser de utilidad para evitar o disminuir la sensación de que la vida “vale madres” o de gritarle al universo, al destino, al poder supremo o hasta al vecino que “no tiene madre”.

  • Considere no asistir a los festejos familiares, en especial los que pueden resultar más dolorosos por la presencia de todos los niños y embarazadas de la familia. Si usted decide no ir, hágale saber a su mamá o a su suegra que la quiere pero que para usted es muy difícil participar en la celebración e invítela a festejar otro día.
  • Si la reunión familiar es inevitable, trate de prepararse lo mejor posible; comente con su pareja o con su mejor amigo(a) cómo se siente. Hablar de nuestros sentimientos es el primer paso para comprenderlos o para tolerarlos mejor.
  • Elija una actividad que generalmente le agrade y le de tranquilidad, por ejemplo, ver una película, caminar, leer, etc. Si siente una gran tristeza es posible que no tenga deseos de hacer nada. Sin embargo, quedarse en la cama generalmente no ayuda porque tendemos a ver nuestros problemas en una dimensión mayor cuando no podemos distanciarnos un poco de ellos.
  • Es recomendable escribir, pintar –aunque sea el baño de la casa- sembrar plantas, arreglar el coche o realizar cualquier actividad que no sólo distrae sino que nos da una sensación de logro.

Finalmente, tenga presente que este día pasará, como todo lo malo y lo bueno en la vida. La tristeza más profunda y la alegría más excitante tienen un principio y un fin. Mañana o pasado mañana o la semana o el mes entrante usted no se sentirá como hoy. Recuerde que lo importante en la vida no es lo que nos sucede, sino el significado que le damos a lo que vivimos.