Artículo

   

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

Mujer sufriendo

Este artículo está inspirado en una pregunta muy frecuente entre las personas con problemas de infertilidad. Esperamos que les sea de utilidad tanto para quienes dan los primeros pasos en este camino de retos y de superación, así como para los que ya llevan un tramo andado.
 
Conoce las respuestas normales a la infertilidad

Un psiquiatra ilustre, Viktor Frankl creador de la logoterapia, decía que una respuesta anormal en circunstancias anormales, es normal. Esta frase ejemplifica muy bien lo que sucede con la infertilidad. Por si solo este padecimiento genera estrés, enojo, tristeza, culpa, vergüenza y muchas emociones intensas que tienden a generar confusión. Todas ellas son respuestas normales ante una situación anormal en nuestra vida como lo es la infertilidad. Saber que no estamos enloqueciendo o sufriendo un cambio irreversible en nuestra salud psicológica, ayuda y mucho.

Reconéctate con amigos y familiares para romper el aislamiento

Muchas personas optan por no comentar su situación para evitar intromisiones, comentarios poco sensibles o para no preocupar a sus seres queridos. A la vez, la convivencia con otras personas y parejas sin problemas de infertilidad puede provocar envidia, tristeza y sentimientos que no identificamos como habituales en nosotros y que preferimos evitar, evitando a las personas que nos los inspiran. Todo esto favorece que nos aislemos. Sin embargo, la soledad y la falta de comunicación e intercambio con los demás generalmente hace que perdamos la objetividad sobre nuestro problema; así, la infertilidad tiende a ser experimentada con una intensidad mucho mayor.

Es recomendable dar indicaciones claras a nuestros seres queridos sobre cómo y cuándo preguntar y comentar, y cómo y cuando no hacerlo. También ellos deben familiarizarse con la infertilidad y aprender sobre las emociones que genera para aumentar su sensibilidad y “tacto” al hablar con nosotros. 

Pareja triste

Date permiso para llorar y enojarte

Negar y evitar nuestras emociones es una manera muy común de tratar de solucionar lo que sentimos. Quizá logremos sentirnos mejor durante un tiempo pero el malestar emocional tiende a alcanzarnos de nuevo. Tal vez te resulte mejor expresar que reprimir. Llora abiertamente, enójate y grita fuerte. Los sentimientos son como el agua, si se quedan estancados, se pudren.

Permite a tu pareja sentir diferente y manejar sus emociones de maneras distintas a las tuyas.

Mujeres y hombres sentimos y pensamos diferente porque recibimos una educación muy distinta desde la infancia. Si eres esposa, no pierdas tiempo ni energía pidiéndole a él que se sienta tan devastado como tú. Si eres esposo, no intentes que ella deje de expresar lo que siente y se olvide de la infertilidad excepto cuando está en el consultorio médico.

Pareja leyendo
 
Mejora tu habilidad de comunicación

Aprende a escuchar al otro o a la otra. El ejercicio de los tres minutos puede ayudar. Consiste en destinar cierto tiempo al día o a la semana para hablar con la pareja sobre su problema de infertilidad. Durante tres minutos uno habla y el otro escucha. Al cabo de este tiempo, el que escuchó repite lo que entendió de lo que dijo el otro. Después, se invierten los papeles. Una regla fundamental es escuchar sin interrumpir.

Busca más información

Es imposible evitar la incertidumbre respecto al futuro. La sensación de falta de control aumenta el estrés. Sin embargo, es posible reducirla tomando decisiones informadas, basadas en nuestro conocimiento respecto a nosotros mismos, nuestra pareja y nuestra situación particular. El requisito indispensable para una decisión informada, es obviamente, la información. Busca toda la que te pueda ayudar.