Artículo

   

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE LA REVERSIÓN DE LA VASECTOMÍA?

Es un procedimiento quirúrgico que reconecta el tracto reproductor masculino posterior a una vasectomía. La vasectomía es un procedimiento quirúrgico menor en el que se tiene como resultado la esterilidad masculina. Se realiza mediante el corte de un conducto de cada testículo llamado "conducto deferente", de manera que el esperma de los testículos no forme parte del semen.

Si bien la vasectomía se considera un método anticonceptivo confiable y permanente, los avances actuales en procedimientos de microcirugía permiten que este procedimiento sea revertido.

El procedimiento puede realizarse incluso varios años después de la vasectomía, y los espermatozoides seguirán siendo viables, puesto a que la producción de estos se realiza de forma continua. Aproximadamente un 6% de las personas sometidas a vasectomía, optarán por una reversión a futuro.

¿Qué es la vasectomía?

La vasectomía es la forma más efectiva de anticoncepción junto con la abstinencia sexual. Se trata de un procedimiento ambulatorio que se lleva a cabo en aproximadamente 30 minutos. Con el hombre despierto, y mediante una incisión pequeña en el escroto, se identifica el conducto deferente y se corta un segmento de ambos lados, cuyos bordes posteriormente se sellan.

Posterior a una vasectomía puede tardar hasta 3 meses en eliminarse todos los espermatozoides de los conductos deferentes, período durante el cual se recomienda la utilización de otro método anticonceptivo.

Vasectomia

¿En qué consiste la reversión de la vasectomía?

Se lleva a cabo de igual forma, como un procedimiento ambulatorio, usualmente con anestesia local, aunque también puede utilizarse sedación o anestesia general, para asegurar que el paciente permanezca cómodo e inmóvil durante el delicado procedimiento.

El índice de éxito de un procedimiento de reversión es hasta de un 90%, y el índice de embarazos posteriores a una reconexión, si bien es más bajo que antes de la vasectomía, está afectado por diversos factores:

  • Experiencia del cirujano
  • Edad y fertilidad de la pareja
  • Tiempo entre vasectomía y reconexión, entre más tiempo haya sucedido, más dificultad para la reconexión.

Existen dos técnicas descritas para la reversión:

  • La vaso-vasostomía (o vaso-vaso anastomosis) que reconecta los dos cabos del conducto deferente

    Vasectomia

  • La vasoepididimostomia (o vaso-epidídimo anastomosis) que conecta el vaso deferente hacia el epidídimo, en donde se almacena el esperma.

    Vasectomia

La decisión de la técnica a utilizar la tomará el cirujano dependiendo de lo que encuentre al realizar el abordaje, y no es posible saberlo o determinarlo hasta entonces.

Antes de la reversión.

Aunque el procedimiento se lleva a cabo en un quirófano, sigue siendo un procedimiento ambulatorio, que por lo general no requiere hospitalización. Antes de realizar dicho procedimiento, se evaluarán ciertos datos tales como:

  • Historia Clínica y exámen físico – es una parte esencial el conocer antecedentes de salud que pudieran generar complicaciones durante el procedimiento, tales como alergias o cirugías previas
  • Confirmación de espermatozoides sanos: En muchos casos, la evidencia de un hijo previo es suficiente, sin embargo, hay casos en que se requerirán más estudios. Esto es con la finalidad de asegurar que el procedimiento sea justificable.

    Vasectomia

  • Exámenes bioquímicos – No suelen ser necesarios, sin embargo, en caso de existir infecciones urinarias o padecimientos crónicos (diabetes, hipertensión) estos exámenes pueden ser requeridos.

Durante el procedimiento

Durante el procedimiento de reversión de la vasectomía, se iniciará con anestesia o sedación, posteriormente se anestesiará también la zona del escroto y el cirujano hará un pequeño corte en la parte inferior del escroto para exponer el conducto deferente y liberarlo de los tejidos circundantes. Se realiza posteriormente un corte en el conducto deferente, con la finalidad de examinar el fluido y determinar la existencia de espermatozoides dentro (en caso de no haberlos, puede tratarse de un problema de producción u alguna otra situación). Es en este momento cuando el cirujano decide qué tipo de unión realizará, de acuerdo a las condiciones del conducto deferente.

 

Recuperación

Posterior a una reversión de vasectomía, la incisión se cubrirá con gasas y se sugerirá utilizar un suspensorio por aproximadamente 6 semanas, solamente retirándolo para bañarse. La aplicación de hielo local de forma indirecta puede ayudar a disminuir las molestias posteriores a la cirugía.

Por lo general se utilizan suturas absorbibles, por lo que se eliminarán automáticamente en un lapso aproximado de 2 semanas.  Se recomienda reposo durante al menos 48hrs, con el mínimo de actividad física posible.

Se sugiere evitar la actividad sexual hasta que el médico haya dado el visto bueno, por lo general 3 semanas después de la cirugía. Es común que se recomienden muestras de semen, a los 2, 4 y 6 meses, para corroborar la presencia de espermatozoides. En caso de no haberlos después de este tiempo, el médico recomendará otra alternativa.

Riesgos y complicaciones.

El procedimiento por lo general es seguro, sin embargo, cuenta con ciertos riesgos. El más común es continuar con la infertilidad, otros riesgos incluyen dolor crónico, infecciones, así como:

  • Conteos espermáticos inadecuados
  • Hematomas
  • Sangrado
  • Hinchazón (edema)
  • Atrofia testicular

Vasectomia

Estas complicaciones son muy poco probables, con un nivel estadístico menor al 5% de todos los casos de reconexión, y pueden ser evitadas siempre y cuando se sigan al pie de la letra las indicaciones del médico.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4854082/