Artículo

   

Embarazo y menstruación irregular

Las anormalidades de la ovulación son responsables de entre el 30 al 40% de todos los casos de infertilidad. La presencia de periodos irregulares, la ausencia de los mismos, o las alteraciones del sangrado menstrual suelen ser indicadores de irregularidades en la ovulación, y más frecuentemente anovulación.

Aunque la anovulación suele ser tratada de forma exitosa con medicamentos para la fertilidad, es importante llevar a cabo un escrutinio de condiciones que podrían interferir con la ovulación, tales como condiciones tiroides o alteraciones de la glándula pituitaria.

¿Qué es un ciclo irregular?

Un periodo irregular se define como un ciclo menstrual que es, ya sea más corto que 21 días o mayor a 36 días. La menstruación puede considerarse irregular si varía significativamente de mes a mes.

Uso del celular durante el embarazo

Los estudios han demostrado que las variaciones en la duración de la menstruación se asocian más fuertemente a la infertilidad que simplemente tener periodos más largos o cortos, en otras palabras: un ciclo más largo o corto de lo normal, pero con una frecuencia consistente presenta menos problemas que un ciclo que varía en su frecuencia cada mes.

¿Qué condiciones médicas alteran la ovulación?

  • Síndrome de ovario poliquístico (SOP): Una condición endócrina que afecta a 1 de cada 8 personas. Si bien, no todas las mujeres con SOP cursan con infertilidad, a muchas les cuesta trabajo lograr un embarazo.
  • Alteraciones tiroideas: Tanto la sobreestimulación como la falta de estimulación tiroidea pueden causar tanto periodos irregulares como infertilidad. Es necesario realizar un perfil de hormonas tiroideas para determinar si existen o no cambios que requieran tratamiento.
  • Hiperprolactinemia: La prolactina es una hormona responsable de estimular la producción de leche en las glándulas mamarias, la hiperprolactinemia se genera por alteraciones en la glándula hipófisis, y puede generar periodos irregulares o incluso ausencia de periodos.
  • Insuficiencia ovárica primaria: También conocida como falla ovárica prematura, se refiere a una disminución de la producción de estrógenos. Al igual que la hiperprolactinemia, puede generar ausencia total de periodos menstruales
  • Obesidad y desnutrición: Tanto el sobrepeso como la desnutrición pueden generar menstruaciones irregulares. Lo ideal es mantener un peso dentro de los límites de la normalidad.
  • Ejercicio excesivo: El exceso de ejercicio y las dietas extremas son causas potenciales de ciclos irregulares. Los atletas femeninos frecuentemente cursan con alteraciones ovulatorias.
  • Uso del celular durante el embarazo

    Embarazo con problemas ovulatorios

    En cuanto se determine que no existen condiciones médicas subyacentes, es común la utilización de fármacos ovulatorios como el clomifeno, el cual ha sido utilizado por décadas y tiene la ventaja de ser de toma oral en lugar de inyecciones. Su efecto es el de aumentar el reclutamiento ovárico.

    El clomifeno induce la ovulación en la mayoría de las mujeres que sufren anovulación. Hasta el 10% de las mujeres que lo utilizan como tratamiento de la infertilidad cursarán con un embarazo múltiple y más usualmente un embarazo gemelar (en comparación con el 1% de la población general).

    Uso del celular durante el embarazo

    En algunas ocasiones, sin embargo, el uso de estos fármacos suele hacer el moco cervical volverse “hostil” a los espermatozoides, evitando que lleguen de forma adecuada hacia el útero, además de adelgazar el endometrio. En estos casos, aunque se logra una adecuada ovulación, el embarazo se dificulta por estas circunstancias. Estos problemas suelen tratarse mediante el uso de inseminación artificial intrauterina, mediante la inyección de espermatozoides preparados especialmente.

    Existen, además, medicamentos llamados “super-ovulatorios”, los cuales suelen administrarse de forma subcutánea. Algunos de estos fármacos pueden llegar a causar sobre-estimulación ovárica, que puede manifestarse con dolor intenso o gases. Estas situaciones pueden llegar a requerir manejo hospitalario, por lo que es necesario que durante el uso de estas drogas se lleve un adecuado monitoreo de los niveles de estrógeno circulantes.

    Aproximadamente un 90% de las mujeres logran una ovulación adecuada, y entre el 20 y el 60% logran un embarazo.

    Uso del celular durante el embarazo

    Fuentes: Small CM1, Manatunga AK, Klein M, Dominguez CE, Feigelson HS, McChesney R, Marcus M. “Menstrual cycle variability and the likelihood of achieving pregnancy.” Rev Environ Health. 2010 Oct-Dec;25(4):369-78.