Artículo

   

¿Deseas quedar embarazada y no lo has logrado?

Es importante que sepas que existen diversas causas por las cuales muchas parejas no han logrado tener hijos. Si te encuentras en esta situación, no te agobies, en este artículo conocerás paso a paso las diversas etapas y opciones de tratamientos de fertilidad con los que puedes lograr este embarazo tan deseado.

Primero, necesitas tener presente que la infertilidad no es una enfermedad, más bien se habla de una dificultad del organismo para concebir, que puede ser generada por  diversos factores como pueden ser el estrés, trastornos alimenticios o desnutrición, desbalances hormonales y el uso previo de anticonceptivos; los cuales pueden dar pie a la infertilidad, como se muestra en la gráfica. Otras causas se pueden deber a algunas enfermedades, ya que existen alrededor de un 30% que generan infertilidad y cuyo origen es desconocido; sin embargo la ciencia ha realizado grandes avances en función de solucionar estas problemáticas.

Factores de Infertilidad

Fuente: http://www.vivita.com.br/media/2e66b-foto_conceito_e_frequencia.jpg

 

Es importante mencionar que la infertilidad no es exclusiva del sexo femenino, ya que los hombres también pueden padecer infertilidad, pero  lamentablemente aún existen cuestiones culturales como el machismo que pueden dificultar la aceptación del hombre ante una situación de infertilidad que sea proveniente de él,  en cualquiera de estas dos circunstancias se recomienda informarse al respecto, platicarlo abierta y respetuosamente sin buscar culpabilizar a la pareja, así como compartir los puntos de vista, dudas e inquietudes que esto les genere. Realizar esto servirá para que cuando acudan con un médico tengan una mejor comunicación y puedan exponer todas sus dudas en relación al tema y a las alternativas que pueden elegir, además de que es probable les mande a realizar algunos estudios para corroborar la infertilidad, de los que se hablará más ampliamente a lo largo del artículo.

¿Si llevas más de 6 meses sin cuidarte y no has podido quedar embarazada? es tiempo de acudir con un especialista.

Si estuviste utilizando anticonceptivos por varios meses es probable que el proceso de lograr un embarazo resulte prolongado, ya que tu cuerpo necesita limpiarse de las sustancias que han estado interviniendo en el proceso hormonal natural para evitar la concepción, una vez realizado esto tu cuerpo se irá regularizando de forma natural al eliminar dichas sustancias.

Si ya llevas más de 6 meses sin tomar anticonceptivos, es momento de que consultes a un médico. Si ya cuentas con un ginecólogo de confianza, acude con él, aunque lo recomendable es que busques a un especialista en reproducción de alguna clínica de fertilidad de confianza. Lo principal es que te sientas cómoda con tu médico, para que le expongas todos tus comentarios e inquietudes. Si al final no estás convencida por el trato o conocimientos del tema, no dudes en buscar una segunda opinión.

Es importante que antes de ir a una consulta ginecológica hagas una lista de las preguntas que le quieres hacer al especialista y tengas presente las fechas de tus últimos periodos, el tiempo que te estuviste cuidando y el método anticonceptivo que utilizaste, desde cuándo tienes vida sexual activa, los padecimientos o enfermedades que has tenido y si ya has estado embarazada o has tenido abortos, ya que esta información será de utilidad para ayudar al médico a determinar tu estado físico; también es importante que no olvides involucrar a tu pareja en este proceso, por lo que coordinen una fecha y hora que sea conveniente para ambos.

Principales causales de la infertilidad

Estos son los factores de riesgo más destacados para la infertilidad:

Mujer

  • Adhesiones quirúrgicas (Síndrome de Asherman)
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)
  • Fibromas uterinos
  • Quistes ováricos y el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP)
  • Síndrome premenstrual
  • Abortos
  • Embarazos ectópicos
  • Infecciones
  • Varicocele
  • Endometriosis
  • Problemas endócrinos
  • Desbalances hormonales
  • Defectos cromosómicos
  • Problemas con el acto sexual
  • Enfermedad celiaquía
  • Medicamentos

Hombre

  • Eyaculación retrograda
  • Falta de eyaculación
  • Anticuerpos que atacan el esperma
  • Obstrucción de conductos
  • Testículo que no descendieron
  • Defectos en los conductos
  • Problemas endócrinos
  • Desbalances hormonales
  • Defectos cromosómicos
  • Problemas con el acto sexual
  • Enfermedad celiaquía
  • Medicamentos

El estrés, el peor enemigo de la concepción

El estrés es un factor que contribuye en gran parte con la infertilidad, existen casos en los que las parejas que no han logrado concebir, optan por la reproducción asistida o adoptar, pero pasado un tiempo en el cual ya no se encuentran estresados o presionados por lograr un embarazo, llegan a obtenerlo.

Es probable que durante el tratamiento de contra de la infertilidad experimentes sensibilidad a causa de los diversos niveles de hormonas propios del tratamiento, sobre todo a situaciones de presión social, anuncios que incluyan hijos y a los bebés o mujeres embarazadas que te encuentres en la vida diaria; esto puede dificultar que olvides la situación que afrontas, impidiendo que puedas estar tranquila o relajada. Por ello, es muy importante mantener una comunicación de apoyo y confianza con la pareja para que expresen sus emociones y se puedan comprender, además es recomendable que realicen actividades y pasatiempos que puedan disfrutar juntos y así despejarse del tema.

A veces por la programación de fechas y horarios determinados para tener relaciones sexuales, se genera mucha tensión entre la pareja, lo que impide que se disfrute del momento y se pierda el fin romántico de la relación sexual, en estas situaciones es recomendable que no se presionen como pareja y que no lo vean como una obligación para concebir sino como un motivo para estar juntos; es importante que busquen formas de salir de la rutina en la que puedan disfrutar los dos.

Tener un buen estado emocional es determinante para el bienestar en la pareja y que se generen las condiciones necesarias para tener una mayor probabilidad de embarazo, ya que como recalcamos anteriormente la infertilidad no es una enfermedad, sino una condición originada por alguna complicación que imposibilita la concepción. La mejor alternativa es informarte y consultar a tu médico, ya que él podrá aclarar todas tus dudas e inquietudes, sigue sus indicaciones y procura tu salud física y mental, fomentando la comunicación y el bienestar en la pareja. Recuerda que es un largo camino por recorrer, pero al final el resultado es el que valdrá el esfuerzo y tiempo de espera.

Tipos de Tratamientos de Fertilidad

Existen varios tratamientos de fertilidad, normalmente se van recurriendo a ellos por etapas de acuerdo a los resultados arrojados en las diversas pruebas y estudios que el médico especialista en fertilidad que elijas les pida se realicen.

Normalmente en una primera consulta con el ginecólogo además de hacerte una serie de preguntas te realizará un examen físico como la toma de peso, medidas, presión arterial, etc. Posteriormente te hará un ultrasonido pélvico y transvagina, en este último se introduce una sonda vía vaginal para así poder examinar el útero, ovarios, cuello y vagina, es un procedimiento indoloro pero puede resultar un poco molesto; ambos procedimientos tienen la finalidad de revisar cómo se encuentra tu órgano reproductor y eliminar la posibilidad de la existencia de algunos quistes. Posterior a ello seguramente les mandará a hacer algunos análisis a ambos.

Si eres hombre el procedimiento a seguir será primeramente que se te realice un espermocultivo, éste con la finalidad de detectar la presencia de microorganismos como algún hongo o bacteria (agentes de infecciones ginecológicas que causan infertilidad), así como analizar tu semen para determinar la cantidad de espermatozoides que produces, que su forma sea la adecuada, así como su movilidad, como lo muestra la siguiente imagen de las morfologías de los espermatozoides.

Mutaciones espermáticas

Fuente: http://eagaspar.com.br/mcguido/patolo3.jpg

Para la mujer, un exudado vaginal ayudará a detectar la presencia de estos microorganismos, hongos o bacterias, así como diversos análisis de sangre que se tienen que realizar en ciertos días del ciclo menstrual para corroborar los niveles de progesterona y revisar los parámetros del perfil de ovulación. De esta forma el médico podrá evaluar la salud de cada uno y poder definir el tratamiento correcto a seguir.

En la mujer si el problema llegara a radicar en una ovulación de baja calidad, los tratamientos que puede sugerirte tu médico son:

Histerosalpingografía
Es un método que puede servir para diagnosticar un posible problema como para tratar la propia causa de infertilidad; consiste en un líquido (solución) que será conducido por las trompas de Falopio para conocer su estado y corroborar que estén bien formadas, a su vez al pasar esta solución llega a ser de gran ayuda, ya que si la trompa se encuentra obstruida este procedimiento puede limpiarla y así permitir el paso de los espermatozoides logrando la concepción. Muchas mujeres se embarazan después de practicarse la Histerosalpingografía. Es importante que antes de hacerte cualquier estudio, llames previamente al laboratorio, para informarte del estado en el que tienes que ir, horarios y costo de los exámenes.
Medicamentos Orales
Es otra opción para el tratamiento de infertilidad, por lo general los médicos recetan sustancias en las que es primordial no exceder las dosis recomendadas, ya que todos estos tratamientos alteran los procesos hormonales naturales para incrementar la posibilidad de un embarazo, por lo cual pueden presentarse síntomas como nauseas, bochornos, malestar estomacal, dolor de cabeza y dolor de senos.
Medicamentos Inyectados
Conforman el tratamiento posterior a los medicamentos orales, por lo cual es preferible esperar un período en el cual se eliminen las sustancias administradas de forma oral para que el cuerpo quede libre del tratamiento anterior, por lo general el tiempo de descanso es de dos meses; una vez pasado este periodo se procede a inyectar ciertas dosis de medicamentos cuyas sustancias activas son hormonas propias del embarazo.

Inseminación Artificial
Es un método de reproducción asistida, en el cual se depositan los espermatozoides en el útero de la mujer mediante un instrumental especializado cuya finalidad es inducir el embarazo durante los días de mayor fertilidad de la mujer.

Fecundación In Vitro (FIV)

Es una técnica en la cual la fecundación de los óvulos por los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la madre, posteriormente cuando el óvulo es fecundado, se le introduce a la madre con el objetivo de que se implante en el útero y se desarrolle naturalmente. Este método es el tratamiento siguiente cuando la inseminación artificial no ha dado resultados, mismo que se explica a profundidad en el siguiente video:

Donación de Óvulos Frescos y Congelados
Este procedimiento consiste en inducir la ovulación de la mujer donante para obtener los óvulos  y así otorgarlos a la mujer solicitante, después se utilizan técnicas de fertilización in vitro para fertilizar los óvulos donados con los espermatozoides de la pareja, y así colocar el óvulo fecundado en el útero de la mujer solicitante.
Congelación de Óvulos:

También conocida como criopreservación de ovocitos, es un procedimiento que ayuda a preservar la fertilidad, para cuando se quiere iniciar la maternidad utilizar los óvulos congelados. Es importante mencionar que es un procedimiento delicado y algunas veces los óvulos pueden verse dañados durante el proceso de congelamiento.

Tratamientos para la Fertilidad Masculina:
Inyección Intracitoplasmática de un Espermatozoide (ICSI)
Este tratamiento se realiza cuando los espermatozoides no tienen la capacidad de introducirse al óvulo, por lo cual se busca facilitar la entrada de los mismos, mediante un equipo especializado que permiten depositar el espermatozoide de forma delicada en un laboratorio con una temperatura, humedad y concentración de oxígeno controlado. Una vez realizada la fecundación se deposita en el útero con el propósito de continuar la reproducción.
Microcirugía Reproductiva:
Este procedimiento se realiza a los hombres cuando pudiera existir una obstrucción de algunos de los conductos que transportan a los espermatozoides al exterior, ya sea por alguna infección o inflamación. En caso de que no sea por obstrucción de conductos, existe la posibilidad de alguna dificultad de producción testicular de espermatozoides, para ello se recomienda una microcirugía para extraer los espermatozoides.
Criopreservación de Semen:
También llamada congelación de semen, se basa en obtener una muestra de semen de la pareja para ser congelada y preservada en un banco de semen, la muestra se mantiene por tiempo indefinido hasta que se decida tener descendencia, normalmente se realiza anterior a una cirugía de vasectomía, cuando la fertilidad masculina se encuentra en riesgo por un problema de deterioro y cuando el recuento de espermas es bajo.
Donación de Espermatozoides
Este procedimiento se basa en obtener una muestra de semen para que sea donada a mujeres que quieren tener hijos pero no tienen pareja o cuando se sabe de alguna infección de transmisión sexual o enfermedad congénita por parte del hombre.
Lavado de Semen:
Este procedimiento se efectúa generalmente cuando existe confirmación de VIH por parte del hombre pero existe el deseo de paternidad, en estos casos se puede lavar una muestra de semen  para eliminar de esta forma el virus; éste método radica en pasar el semen por un conducto de fluidos y someterlo a una centrifugación donde se recuperarán los espermatozoides móviles y  se utilizará la parte libre de virus para realizar una inseminación artificial o una fecundación in vitro logrando que la mujer quede embarazada. El siguiente video muestra un poco más información del tema:

Aspiración Percutánea del Epidídimo
Esta práctica se realiza cuando el conteo de espermatozoides es bajo o se ha realizado una vasectomía, por lo cual se extraen los espermatozoides directamente del epidídimo (conducto delgado situado en la parte superior del testículo) mediante una aspiración microquirúrgica en la cual se introduce una aguja directamente al epidídimo para extraer los espermatozoides, es un procedimiento indoloro que se realiza bajo sedación y en corto tiempo.
Reversión de Vasectomía:
Es una técnica en la que se busca unir los conductos deferentes cortados para permitir nuevamente el paso de los espermatozoides, es importante recalcar que no todos los hombres son candidatos para este procedimiento quirúrgico, por lo cual se recomienda realizar una evaluación médica con un urólogo. El siguiente video muestra más información de este tema:

Recuerda que todos estos procedimientos, tanto para el hombre como para la mujer, deben ir respaldados por especialistas en infertilidad, es importante que se realice un examen médico completo, haya un conocimiento de los pros y contras de cada uno de ellos y un seguimiento durante todo el proceso.

Si te ha gustado este artículo compártelo para ayudar e informar a más personas que se encuentran en esta situación, si tienes dudas o requieres que te recomendemos algún médico especialista en biología de la reproducción o psicólogo, déjanos un comentario en la parte inferior y con gusto te proporcionaremos la información que necesitas.